Categorías
Marketing

Story telling, una práctica muy efectiva.

Hoy en día se habla del story telling sobre todo en el ecosistema del marketing, sin embargo, esta técnica ha estado presente todo el tiempo en la mente de los profesionales del sector

Hoy en día se habla del story telling sobre todo en el ecosistema del marketing, sin embargo, esta técnica ha estado presente todo el tiempo en la mente de los profesionales del sector, pues hay algunas preguntas que abarcan el contexto de cualquier historia: ¿Cómo empieza? ¿Qué ocurre después? ¿Cómo termina?

Una buena historia debe funcionar por sí sola, debe tener un principio, desenlace y final. Y no podemos dejar atrás los elementos narrativos que incluyen a un protagonista, unos adversarios o antagonistas, la línea temporal, algo de tensión y la trama que se desarrolla a partir de un problema, un dilema o un conflicto.

Queremos compartir contigo las 22 reglas de Pixar para contar una historia, las cuales fueron publicadas en su cuenta de Twitter por la artista Emma Coats. Veamos cuáles son:

  1. Admiras a un personaje por esforzarse más que por sus aciertos.
  2. Debes tener en cuenta lo que es interesante para ti como audiencia, no lo que es divertido hacer como escritor. Pueden ser muy diferentes.
  3. Probar el tema es importante, pero no verás de qué se trata realmente la historia hasta que llegues al final. Ahora reescribe.
  4. Había una vez ___. Todos los días, ___. Pero un día ___. A causa de esto, ___. A causa de esto, ___. Hasta que finalmente ___.
  5. Simplifica. Enfócate. Combina personajes. Salta sobre los desvíos. Sentirás que estás perdiendo cosas valiosas, pero te libera.
  6. ¿En qué es bueno tu personaje, en qué se siente cómodo? Lánzale el polo opuesto. Rétalo. ¿Cómo lo resolverá?
  7. Piensa en tu final antes. En serio. Los finales son difíciles, haz que el tuyo funcione desde el principio.
  8. Termina tu historia, déjate llevar, aunque no sea perfecta. Sigue adelante. Hazlo mejor la próxima vez.
  9. Cuando estés atascado, haz una lista de lo que NO sucedería a continuación. Muchas veces aparecerá el material para que despegue la historia.
  10. Separa las historias que te gustan. Lo que te gusta de ellos es parte de ti; tienes que reconocerlo antes de poder usarlo.
  11. Ponerlo en papel le permite comenzar a arreglarlo. Si se te queda en la cabeza, una idea perfecta, nunca la compartirás con nadie.
  12. Descuenta lo primero que se te ocurra. Y el 2º, 3º, 4º, 5º: quita lo obvio del camino. Sorpréndete a ti mismo.
  13. Da opiniones a tus personajes. Un personaje pasivo/maleable puede parecerte agradable mientras escribes, pero es veneno para la audiencia.
  14. Piensa ¿Por qué tienes que contar ESTA historia? ¿Cuál es la creencia que arde dentro de ti de la que se alimenta tu historia? Ese es el corazón de esto.
  15. Si fueras tu personaje, en esta situación, ¿cómo te sentirías? La honestidad da credibilidad a situaciones increíbles.
  16. ¿Cuáles son las apuestas? Danos razones para animar al personaje. ¿Qué pasa si no tienen éxito? Apila las probabilidades en contra.
  17. Nunca se desperdicia trabajo. Si no funciona, déjalo ir y sigue adelante; volverá a ser útil más tarde.
  18. Tienes que conocerte a ti mismo: la diferencia entre hacer lo mejor que puedas y preocuparte. La historia está intentando y experimentando, no refinando.
  19. Las coincidencias para meter a los personajes en problemas son geniales; las coincidencias para sacarlos de ella son trampas.
  20. Ejercicio: toma los componentes básicos de una película que no te guste. ¿Cómo los reorganizas en lo que SÍ te gusta?
  21. Tienes que identificarte con tu situación/personajes, no puedes simplemente escribir ‘genial’. ¿Qué te haría actuar de esa manera?
  22. ¿Cuál es la esencia de tu historia? ¿La narración más sencilla? Si sabes eso, puedes construirlo a partir de ahí.

Una historia no es más que una serie de acontecimientos que forman una trama. Se empieza con una introducción clara, se conecta el cuerpo de la historia mediante un tema y se termina con una conclusión contundente.

Bas Mouton dice que es importante mostrarte como eres y tener un mensaje de verdad. No te de miedo llevar a los demás por tu camino, pues lo ideal es que puedas transmitir emoción, convicción o un ideal. Así que te invitamos a que asumas que tú eres el narrador y eres el responsable de darle vida a la historia.

El story telling no consiste en la historia en sí, sino en compartir tus convicciones, tus objetivos y tus sueños. Si quieres que el público reacciones a tus palabras, dale espacio para que lo hagan.

Deja huella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.